Crónica del Atalaya Rock 2018 de Pozal de Gallinas, Valladolid | 13 octubre de 2018

Saratoga durante su actuación en el Atalaya Rock 2018

Como viene siendo habitual para estas fechas, siempre en el puente del Pilar, en la pequeña localidad vallisoletana de Pozal de Gallinas se celebraba el pasado 13 de octubre de 2018 una nueva edición del festival Atalaya Rock. Ya en su decimocuarta edición en esta ocasión con grupos de metal nacional. Detrás de todo esto está la asociación “Amigos de la Atalaya”.

Hay que decir que el festival es TOTALMENTE gratuito, íntegramente financiado con aportaciones locales, con actos y comidas organizados durante el año, de la venta de camisetas y, por supuesto, de las consumiciones que se venden durante el festival.

Es muy bonito ver como el pequeño pueblo de unos 500 habitantes se va llenando de seguidores del metal, los cuales van ocupando sus calles y sus bares conforme se va acercando la hora de apertura del Pabellón Municipal. Gente que llega procedente de todos los puntos del territorio nacional.

Dawnlight
Dawnlight

La primera de las bandas en actuar era Dawnlight, desde Valladolid, Powermetal con una buena puesta en escena y con una aptitud que dejó un muy buen sabor de boca entre todos los asistentes presentes. Hay que reconocer que para la hora que era, poco más de las 20:30 y para ser los primeros el aforo era ya bastante aceptable. Contaron con unos 45 minutos para demostrar de lo que eran capaces, incluyendo una buenísima versión del “Mirror, mirror” de Blind Guardian perfectamente escoltados por Davish, guitarra de Angelus Apatrida.

Strikeback

Los siguientes fueron Strikeback, quinteto Thrash Metal venido de A Coruña, mas veteranos que los anteriores, ya que defendían su segundo trabajo The Plague. Con una estética absolutamente ochentera y un sonido muy potente ayudaron a que el personal continuara calentando para lo que se avecinaba.

Llegaba la hora de Dünedain, a los que no había visto en directo y reconozco que tenía ganas. Confieso que el estilo Power/Heavy Metal melódico es mi perdición. Probablemente durante su actuación fue cuando más gente había en el recinto, quizá porque no era aun demasiado tarde y quedaban curiosos rezagados, quizá porque proceden de una localidad bastante cercana o simplemente porque el personal no se lo quería perder; el caso es que así fue. Y fue una gran actuación, destacando la de su vocalista Carlos. Inconmensurable el poderío vocal de este tipo sin menospreciar por supuesto al resto de la banda, haciendo saltar y cantar al respetable todos y cada uno de sus himnos.

Dünedain

El primer plato de los dos grandes que restaban eran los manchegos Angelus Apatrida, otra banda de Thrash Metal, ya unos habituales en el Atalaya, donde cuentan con una inmensa legión de seguidores, por lo que había había mucha expectación para ver a los de Albacete.

En estos últimos años se han convertido en todo un referente del género en este país, consiguiendo fidelizar a los mas veteranos y a su vez captar la atención de los jóvenes. Con un directo demoledor, logran con cada tema sacar lo mejor de un público que no cesa con continuos circle pits, pogos y jaleo en general. Desde luego, te gusten mas o te gusten menos, el directo de Angelus Apatrida no te deja indiferente, pasa por encima de ti sin darte tregua.

Angelus Apatrida

Difícil lo tenían los madrileños Saratoga, que cerraban el festival, para mejorar la actuación de sus predecesores. Aunque era ya tarde el pabellón aun se mantenía lleno, lo que explica por que había bastantes ganas de ver a la banda, como había comprobado tras hablar con la gente durante toda la tarde. Estos continúan con su gira de celebración de los 25 años de historia del grupo y los 15 de ese gran álbum que es “Agotarás“, sin duda mi preferido e imagino que también el de muchos.

La banda se encuentra en un momento dulce, a punto de sacar nuevo trabajo al mercado, y ese estado de ánimo se ve traducido en una complicidad encima de las tablas que se traslada al público, el cual, sin duda, se deja llevar en todo momento por los himnos que la banda va dejando caer sin piedad.

Saratoga

Notable actuación de estos músicos confirmando lo que ya esperábamos. Venía de verles en Fuenlabrada hacía justo un mes, tras varias en los últimos años, y la verdad es que nunca me han defraudado. Una buena dosis de metal, con temas de ayer que nos traen todos los recuerdos del mundo y temas nuevos que reflejan completamente lo que esta banda es capaz de ofrecernos.

Mención especial merece el sonido del espectáculo, que ya en alguna de las pruebas fue espectacular, la calidad no bajó para nada con un Pabellón Municipal hasta la bandera de gente, por lo que toca felicitar a los responsables de ello, no debe ser fácil sonorizar semejante recinto.

Sin duda, aparte del buen sonido, del buen metal, de los precios mas que asequibles de la barra, de las bandas, ya sean estas u otras, con lo que sin duda me quedo es con su gente, esos que son capaces de hacer posible un festival gratuito con cinco bandas de un nivel mas que aceptable, consiguiendo que todo el pueblo se haga partícipe de ello y que acoja, con los brazos abiertos, a los miles de visitantes que allí se dan cita.

No olvidemos que la gente que ese día trabaja en la organización, en la barra, en los puestos, colocando o recogiendo, son voluntarios. Tengo amigos que me llevan insistiendo años en que tenía que ir a Pozal de Gallinas para ver esto, pues si, he ido y he quedado encantado, he conocido a parte la gente que está detrás de todo esto, a otros que no. A todos ellos agradezco el trato recibido, sin duda volveré, siempre que pueda allí estaré apoyando esta fiesta, porque me encanta el metal y siempre que puedo me gusta apoyar su difusión, pero sobre todo porque me siento identificado con vuestra puta locura de festival hecho con el Corazón.

Gracias amigos, salud y Rocanrol… Nos vemos el año que viene. 🤘🏻🤘🏻

Texto y fotos: Vicente Díaz

Fotos del Atalaya Rock 2018