Crónica de Fito & Fitipaldis en Córdoba | 1 de junio de 2018

El pasado viernes 1 de junio pusimos rumbo a la plaza de toros de Córdoba, con motivo del regreso a la ciudad de Fito & Fitipaldis. Una plaza que no estuvo abarrotada, pero en la que pudimos disfrutar de un ambiente espléndido.

Tras la actuación de Muchachito, que hizo las veces de telonero tal y como nos tiene acostumbrados en las ultimas giras, el concierto de Fito & Fitipaldis comenzó con la proyección de un cortometraje animado, en el que se hacía referencia a épocas pasadas del artista, como el recuerdo de su paso por Extrechinato y Tú.

Al finalizar la intro empezaron a sonar los primeros acordes mientras Fito salía al escenario. He de decir que esperaba la preciosidad de Duesenberg azul que viene usando últimamente, pero no, aquellas notas que correspondían a Siempre estoy soñando” del LP “Lo más lejos a  tu lado” salían de su mítica Stratocaster blanca que lleva acompañándole toda su carrera.

_MG_9075

A aquella primera copla que ya empezó a exprimir las gargantas de la gente, le iba a suceder un buen repaso a toda su trayectoria, con temas como “Un buen castigo“, “Por la boca vive el pez“, que hizo que la plaza se viniese abajo, “Me equivocaría otra vez” o sus ya clásicas versiones “Quiero beber hasta perder el control” y “Todo a cien” de  Los Secretos y La cabra mecánica respectivamente.

Nos encontrábamos ante un despliegue de medios impresionante, del que no nos queda más remedio que destacar el arsenal de guitarras del que dispuso el maestro Carlos Raya y con el que desplegaba un sonido redondo, muy maduro y que ha llevado una evolución constante desde aquel “A puerta cerrada” que vio la luz en 1998. Además, tengo que decir que siempre me ha hecho vibrar el swing que Fito le da a su guitarra con la diestra.

El equipo técnico cambiaba la disposición del escenario, que iba a acoger una parte más íntima del show, en la que el telonero volvió al ruedo y en la que se interpretaron Yo no soy Bo Diddley” y “Me tienes frito“.

Se iba Jairo pero aparecían en escena dos nuevos invitados, se trataba del dúo Fetén Fetén, que con su violín y su acordeón se unían a la banda para tocar “Me quedo aquí” de su último trabajo y a la que el mismo Fito pone voz y Whisky barato“.

Seguidamente pudimos escuchar “La casa por el tejado“,  Antes de que cuente diez“, una genial y acústica versión de “Rojitas las orejas” que Fito defendió completamente solo o “Soldadito marinero“, justo antes de poner el broche con la actual versión de “Entre dos mares” y “Acabo de llegar“.

En definitiva, dos horas y media de concierto, en las que el público cantó, saltó y se rindió ante una de las figuras clave de nuestro Rock&Roll.

Texto: Paco Serrano
Fotos: Verónica Tejero

Fotos de Fito & Fitipaldis en Córdoba

Comentarios de Facebook