Policía interroga a un grupo de METAL por descansar en un parking de Estados Unidos

Aunque el titular parezca una broma, desgraciadamente no lo es. Los componentes del grupo de death metal TORN THE FUCK APART estaban sentados dentro de su furgoneta en un parking del popular supermercado Walmart, cerca de Chicago (Estados Unidos), cuando una persona llamó a la policía porque tenían "mala pinta".

Según ha informado MetalSucks, TORN THE FUCK APART se encontraba en Chicago con motivo de su gira con ATOLL y MORTAL TORMENT cuando decidieron parar en un parking del Walmart para descansar. Poco después, la furgoneta fue rodeada por la policía.

La banda, que reconoce que los agentes estaban haciendo su trabajo, se muestran molestos porque habían sido catalogados como peligrosos sin haber hecho absolutamente nada.

Este hecho se debe en gran medida al pánico que en los últimos días se ha generado en Estados Unidos después de que un hombre protagonizara un tiroteo en Dayton dejando a 20 muertos y 26 heridos, y por la que se pronunció hace poco el vocalista de SLIPKNOT, Corey Taylor.

El líder del grupo, Michael Langner, hizo la siguiente declaración a MetalSucks:

"Por la mañana nos habíamos detenido y estacionado en la parte trasera del aparcamiento de Walmart en Forest Park, IL, para estirarnos y picar algo después de una noche de gira y disfrutar del Chicago Domination Fest".

"Habíamos estado allí durante aproximadamente una hora cuando nuestro batería estaba dentro de la tienda y compró algunas cosas, y unos 15 minutos después de que entró, escuchamos el envío de radio desde detrás de la camioneta y notamos que un coche de la policía se detenía detrás de nosotros. Con la misma rapidez, vimos que tres más se detenían y nos rodeaban".

"Después de unos minutos de responder preguntas, el policía dijo que estaban allí porque habían recibido múltiples llamadas sobre una camioneta oscura con 'signos sospechosos'. Después de verificar todas las identificaciones, sabían que ese no era el caso".

"Los policías fueron muy profesionales y respetuosos con nosotros después de que se dieran cuenta de que no constituíamos una amenaza para nadie, e incluso nos tomaron fotos como si estuviéramos bajo arresto, y nos acompañaron para decirle a nuestro batería que teníamos órdenes de arresto cuando volvió a la furgoneta".

"No culpamos a los policías por hacer su trabajo; Lo hicieron bien. Pero fue molesto que nos hubieran perfilado por la apariencia de un 'metalero'. Esto no es algo nuevo y la vida continúa. Ahora nos preparamos para nuestro último show de la gira el sábado en el Chicago Domination Fest".

Cuando la policía se dio cuenta de que no había nada sospechoso, el grupo y la policía simularon un arresto con Langner para hacer una foto, que es la que se puede ver más arriba.