Crónica de la segunda jornada del Garage Sound Fest | 9 de junio de 2018

Los pasados días 8 y 9 de junio tuvo lugar una nueva edición del Garage Sound Fest en la localidad de Rivas Vaciamadrid (Madrid) en donde actuaron grupos de la talla de Buckcherry, Glenn HughesBlack Star Riders entre otros.

A continuación os dejamos con la crónica y con las fotos de Vicente Díaz, que no quiso perderse esta cita:

Se presenta una nueva edición del Garage Sound Fest, esta vez con menos calor que la pasada pero con una “peligrosa” previsión de lluvia, tal y como finalmente se confirmó en la primera jornada.

Por un problema de calendario me fue imposible poder asistir el viernes a Rivas como me hubiese gustado. Entre otros, se presentaban Hardcore Superstar, Danko Jones y Buckcherry como plato fuerte. En fin… no pudo ser.

Para el sábado la climatología aparentemente nos tenía preparado un día menos lluvioso. Sobre las 14:30h me encontré un recinto prácticamente vacío, los pocos asistentes que había aprovechaban para comer algo en la carpa destinada a ello antes del primer bolo.

Sobre las 15:00 salían a escena Los Gallos, cuarteto procedente del barrio madrileño de Carabanchel, con un rock fresco, descarado con muy buena actitud.

Mirloblanco resultó ser la primera de las sorpresas de la jornada, de los más activos de la noche y pese a ser un trío el escenario se les quedaba pequeño. Pura energía sobre las tablas destacando a su bajista y sin duda darán que hablar.

Los siguientes en salir en escena fueron The Splizzy Gang, banda que asistía por méritos propios al evento al ganar el concurso destinado a ello. Los valencianos hicieron una actuación más que correcta deslucida un poco por la escasez de público en el recinto.

Después de The Splizzy Gang llegaba el turno de Hell’sFire y su potente rock, bien acogidos por el respetable a pesar de su propuesta más agresiva que el resto de las bandas. Destacamos la actuación de su vocalista Big Mario aunque los demás componentes se desenvolvieron a las mil maravillas sobre el escenario.

Llegaban los holandeses Dewolf a Rivas, segundo trío de la velada y para mí la banda revelación, con un propuesta de rock clásico de gran calidad melódica y muy buen gusto. Voz y guitarra acompañados por un piano y una batería, suficiente para deleitar nuestros oídos con una grandísima actuación. Sin duda una joven banda que merece la pena seguir.

Los siguientes en aparecer en escena serían Graveyard. Los suecos consiguieron por fin llenar la arena del recinto con su Hard Rock con toques de rock psicodélico. Para mi gusto demasiado estáticos en el escenario, resultando una actuación, en mi opinión, aburrida.

Tras casi media hora de retraso por problemas técnicos y sin terminar de solucionarlos en su totalidad salieron a escena Black Star Riders. Pese a ello me pareció una muy buena actuación, destacando la actuación de Ricky Warwick, sin desmerecer por supuesto a los demás. Se llevaron de calle al personal con sus dos versiones de los irlandeses Thin Lizzy.

Tras la actuación con más problemas de la jornada llegaba la hora del plato fuerte, nada más y nada menos que Glenn Hughes con su repertorio exclusivo de temas de Deep Purple.

Había grandes expectativas para ello y podemos decir que no nos defraudó. Sonido potente y gran actuación del señor Hughes, que demostró por qué es una de las grandes voces del Rock y sin duda alguna aún lo sigue siendo.

Uno de los momentos que merece la pena mencionar el del clasicazoSmoke on the Water“, “Highway Star” y “Burn” para dar fin a semejante brutalidad de show. De 10.

La ultima actuación a la que pude asistir fue la de Gun, también con ganas pues era una banda que me gustaba bastante en sus primeros años y hacía mucho que les había perdido la pista.

Fue agradable recordar y cantar sus grandes clásicos que por supuesto no podían faltar. No fue comparable con la anterior pero siempre se agradecen temas que te lleven a otra época, a otro lugar…

Por mi parte daba por finalizado el Festival puesto que no podía quedarme a la última actuación de esta jornada.

Para finalizar, comentar que me ha gustado mucho el formato y el concepto que nos presentaban los organizadores del evento. Además, el tipo de bandas y tipo de rock que se salen un poco de lo normal en festivales también suma para mi gusto y, sin duda, conseguirán que el Garage Sound Fest esté entre los grandes.

Para mí, cita obligada el año que viene y a ser posible a verlo lleno de feligreses del motor y del rock. Como siempre, encontrarte con caras conocidas y no tan conocidas mola mucho. Muy buenos esos ratos con los compañeros entre conciertos y sobre todo risas, muchas risas.

Así da gusto!!

Texto y fotos: Vicente Díaz

Fotos de Garage Sound Festival 2018