Los seguidores de Death Metal son "buenas personas", según un estudio

Death Metal

Según ha informado la BBC News, la canción "Eaten" del grupo de death metal BLOODBATH ha sido utilizada para un estudio de la Universidad de Macquarie (Sidney, Australia) con el fin de investigar el impacto de la música extrema sobre la gente.

En el experimento participaron 32 fans del death metal o heavy metal y 48 personas no seguidores de este tipo de música. Cada participante escuchó la canción "Happy" de Pharrell Williams o "Eaten" de BLOODBATH a través de los auriculares, mientras se les mostraba un par de imágenes (una a cada ojo, "rivalidad binocular"). En una de las imágenes se mostraba una escena violenta y en la otra algo no violento.

"Eaten" fue seleccionada porque contiene letras explícitamente violentas que están acompañadas por música con cualidades acústicas que son características de señales biológicas de agresión (nivel de tono medio bajo, gruñidos o gritos).

Por otro lado, se seleccionó "Happy" porque representa letras socialmente aceptadas y alegres, acompañadas de cualidades musicales con una connotación emocional positiva (estructura de canción convencional, tonalidad mayor y nivel de tono medio alto).

La universidad llegó a la conclusión de que ni la pista de BLOODBATH, ni otras letras del mismo género musical inspiran violencia.

Según el profesor encargado de la investigación, Yanan Sun:

"Si los fans de la música violenta fueran insensibles a la violencia, que es lo que preocupa a muchos grupos de padres, grupos de religiosos y juntas de censura, entonces no mostrarían el mismo sesgo. Pero los fans mostraron el mismo sesgo hacia el procesamiento de estas imágenes violentas que los que no eran seguidores de esta música".

El compañero de Sun, el profesor Bill Thompson, agregó lo siguiente:

"Los fans de [Death Metal] son ​​buenas personas. No van a salir a pegar a alguien".

El cantante de BLOODBATH, Nick Holmes, aseguró a BBC News que su banda no tuvo ningún problema con que su música se usara de esta manera:

"Las letras son una diversión inofensiva, como se demostró el estudio".

"La mayoría de los seguidores del death metal son personas inteligentes y reflexivas que simplemente sienten pasión por la música. Es el equivalente a las personas que están obsesionadas con las películas de terror o incluso con las recreaciones de batalla".

Las conclusiones de este estudio están publicadas en la revista de la Royal Society Open Science.

Escucha "Eaten" de BLOODBATH:

Escucha "Happy" de Pharrell Williams: