Curiosidades del Rock: METALLICA, MOTÖRHEAD, AC/DC y BLACK SABBATH

Arrancamos esta nueva sección dedicada a contar curiosidades y anécdotas de lo más raras, extravagantes y poco conocidas del mundo del Rock y del Metal. Hoy nos centraremos en cuatro de las pocas bandas que han dejado huella en el Hard Rock: Metallica, Motörhead, AC/DC y Black Sabbath.

METALLICA y algunos de sus secretos más íntimos

En un reportaje publicado en la revista musical Q, cuentan como el frontman del grupo James Hetfield no soportaba estar cerca de Lars Ulrich y Kirk Hammett cuando consumían cocaína: “No me gustaba estar cerca de ellos cuando estaban esnifando”, dice el vocalista. “Me incomodaba la cercanía entre ellos producida por el consumo de drogas”.

Metallica en 1990. Foto: Tony Mottram/Getty Images

Por otro lado, Hetfield confesó lo que pasaba detrás de los escenarios: “Les volvían realmente locos [las groupies]. Lars, probablemente era el rey de la promiscuidad loca en la banda… Sexo oral detrás del escenario durante el solo de bajo y ese tipo de cosas”.

MÖTORHEAD y las extrañas peticiones para el backstage

El asunto camerinos seguramente daría para unos cuantos artículos, pero esta vez nos vamos a centrar en el de Motörhead, que no es poco.

Como era de imaginar, en el backstage del grupo británico no podía faltar Jack Daniel’s, muchas latas de cervezas, champán francés, tabaco rubio, chocolatinas, quesos, bolsas de patatas fritas, huevos duros, frutas, 8 pizzas tamaño familiar para después del concierto y 70 toallas de mano que no soltaran pelusilla.

Lemmy Kilmister. Foto: Eamonn McCabe (The Guardian)

Pero esto no es todo… el líder del grupo Lemmy Kilmister tenía que tener un coche de lujo aparcado en la puerta de su hotel, en perfecto estado y listo para ser utilizado a cualquier hora, una botella de oxígeno portátil, una máquina tragaperras y ojo… ¡Seis huevos Kinder Sorpresa!

AC/DC y su expulsión de un escenario en Australia

En una entrevista publicada en Blabbermouth, el ex-cantante de Deep Purple, David Coverdale, relató una anécdota que le ocurrió cuando compartieron cartel con unos jovencísimos AC/DC en Australia, allá por el año 1974:

“Fuimos con Deep Purple a Australia en 1974 para hacer un show, sí, un solo show. Era el Sunbury Festival, en las afueras de Melbourne, con todo el peso del verano australiano y llegamos en medio de la más violenta tormenta de verano. La organización decidió valientemente seguir con el festival, a pesar de las dificultades. El viento aullaba, hacía un frío que congelaba, y era un baño de barro. Toda la audiencia estaba metida en un campo de barro. La gente se envolvía en plástico, era como una inmensa convención de condones”.

AC/DC en algún momento entre los 70 y los 80

“Después del show dejamos el escenario, nos metimos en nuestro autobús y comenzamos a conducir fuera del lugar. De pronto se escuchó música desde el escenario. Aparentemente, una joven banda de australianos se había subido al escenario, se enchufaron a nuestros equipos y comenzaron a tocar. Bueno, el lugar casi se vino abajo, por lo que nos contaron”.

“Nuestros roadies lucharon con la joven banda para sacarlos de nuestros equipos y fuera del escenario. El caos y la fiesta asegurada. De todas formas, esos jóvenes con grandes ‘huevos’ eran nada menos que una nueva banda llamada AC/DC. Sonreí cuando lo supe, ¡fue genial! Muchos años después recordamos ese momento juntos en un bar con unas pintas de cerveza”.

Bonita historia de los primeros días de AC/DC.

BLACK SABBATH y sus problemas con las enfermedades de transmisión sexual

La década de los 70 fue una de las más locas de Black Sabbath, el grupo vivía uno de sus momentos más desenfrenados, sexualmente hablando, con las groupies, a pesar de que todos tenían pavor a las enfermedades de transmisión sexual.

Black Sabbath en los 70. Foto: Getty Images

Durante su gira por los Estados Unidos, el guitarrista de la banda Toni Lommi contrajo una enfermedad sexual algo seria. Así lo cuenta Ozzy Osbourne en su propia autobiografía:

“Cuando llegó el momento de regresar a Inglaterra, estábamos aterrados de llevar a casa una ETS de una de las groupies y pegársela a nuestra otra mitad. Recuerdo una vez, durante una noche particularmente salvaje en un hotel en algún lugar, que Tony salió corriendo de su habitación diciendo, ‘¡Aargh! ¡Mi polla! ¡Mi polla!’. Le pregunté qué le pasaba, y él me dijo que había estado jugando con una groupie y al bajar la vista, vio que le salía un montón de pus amarillo. Pensó que estaba a punto de morir. ‘¿El pus huele raro?’ Le pregunté. ‘Sí’, dijo, completamente pálido. ‘Casi vomité'”.