Un estudio revela que los no creyentes son más metaleros que los creyentes

Un estudio publicado recientemente en Australia ha encontrado las principales diferencias en cuanto a gustos musicales entre personas creyentes y no creyentes. Este trabajo, dirigido por el profesor de sociología Haydn Aarons, concluye que las personas más religiosas tienden a evitar el “rock, el heavy metal y el rock alternativo”.

Un extracto del estudio publicado en el sitio web australiano The Conversation dice lo siguiente:

“Los grupos cristianos más teológicamente conservadores también son mucho más propensos a rechazar las formas populares de música que los grupos no religiosos… Por el contrario, cristianos y feligreses comprometidos lideran el gusto por los géneros como la música clásica y la ópera. De los asistentes que van la iglesia de forma regular, el 43% asistía regularmente a conciertos de música clásica y óperas, en comparación con el 29% de los que nunca asisten a la iglesia”.

Según Aarons, los cristianos y los más creyentes tienden a evitar el “rock, el heavy metal y el rock alternativo”, posiblemente por un “rechazo moral basado en una percepción de incitación al sexo y violencia asociada con el contenido lírico. La música clásica es menos explícita en tales temas, y también ha sido fundamental en alguna liturgia cristiana”.

Pero mientras que los metaleros a menudo son representados como solitarios, adictos, violentos o inadaptados, el profesor Haydn Aarons señaló lo siguiente:

“Hay peligros en mezclar la moral y la música. El jazz, el rock, el heavy metal y el blues a menudo han sido demonizados (literalmente como ‘La música del diablo’) por su potencial para incitar pasiones particulares. Estos géneros fueron eventualmente apropiados por los grupos religiosos, pero mi investigación sugiere que la incomodidad aún permanece en sus formas seculares”.

El estudio completo, titulado “Distinción moral: religión, gusto musical y consumidor moral cultural”, está disponible aquí.