El HEAVY METAL combate la depresión, según un estudio

Heavy Metal

Un estudio de la Escuela de Psicología de la Universidad de Queensland ha demostrado que escuchar música de heavy metal ayuda a eliminar emociones como la ira y la depresión.

Leah Sharman, de la Escuela de Psicología de la Universidad de Queensland, ha dirigido una investigación sobre el impacto de la música en la sociedad. Sharman ha concluido que, tras realizar el estudio con 39 adultos de entre 18 y 34 años, estos estaban más tranquilos e inspirados cuando escuchaban música heavy metal.

La investigadora de la Universidad de Queensland (Australia) ha dicho lo siguiente:

"Me preguntaba cómo la gente usa esta música, porque la gente que la escucha la usaría en diferentes estados emocionales. Hemos llegado a la conclusión que la música regulaba la tristeza y aumentaba las emociones positivas".

"Cuando estás enfadado y escuchas algo que es muy excitante, va a coincidir con tu estado emocional".

Sharman ha dicho que los niveles de hostilidad, irritabilidad y estrés de los entrevistados disminuyeron después de escuchar heavy metal o música extrema.

"La gente ha estado diciendo que me hace sentir muy bien, me ayuda a calmarme, me relaja...".

Sharman ha dicho también que el estudio refuta la investigación previa que encontró una correlación entre las personas que disfrutan del heavy metal y los niveles más altos de ansiedad y depresión:

"Realmente no podemos decir que es porque están escuchando este tipo de música. Los estados de ánimo de las personas crean un deseo por cierto tipo de música. Mucha gente cuando está triste escuchará música para experimentar su tristeza".

"Cuando estoy triste no quiero escuchar "Happy" de Pharrell, quiero escuchar algo triste, algo que me entienda. Se trata de conectarse a la música de esa manera".

Los participantes del estudio pasaron 16 minutos en una "inducción de ira" en la que describieron relaciones, empleo y los problemas financieros que los molestaban. Luego pasaron 10 minutos escuchando las canciones de su elección, seguidas de 10 minutos de silencio.

La mitad de los participantes eligieron canciones que contenían temas de ira o agresión y el resto eligió canciones sobre el aislamiento y la tristeza.

"Todas las respuestas indicaron que los oyentes de la música extrema parecen usar su elección de música para propósitos positivos de autorregulación. No importa qué tipo de música te guste, siempre y cuando sea algo que disfrutes y te ayude".

Mientras que la mayoría (el 74 por ciento) de los participantes nacieron en Australia, el resto nació en Omán, Suecia, Indonesia, Sudáfrica, Nueva Caledonia, Nueva Zelanda y los Estados Unidos.